top of page
  • Foto del escritorCurapif

Una travesía solo para valientes

Actualizado: 15 nov 2023

Nosotros, hemos escrito muchos artículos sobre los aspectos técnicos y científicos del tratamiento de la peritonitis infecciosa felina (PIF). Hoy, queremos escribir sobre los viajes emocionales que los dueños de gatos deben tomar, y algunas lecciones sorprendentes sobre el espíritu humano durante este viaje.


En el año 2020, varios años después del innovador estudio clínico realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de California, Davis demostró inequívocamente la efectividad del GS-441524 en el tratamiento de la peritonitis infecciosa felina (PIF) en gatos, pocos veterinarios están dispuestos a hablar abiertamente con los dueños de gatos al respecto. Algunos veterinarios no hablan de eso porque simplemente no conocen el estudio o el tratamiento. Algunos veterinarios saben sobre el tratamiento, pero no saben que el GS-441524 está disponible para su compra. Aún así, hay muchos veterinarios que tienen miedo de hablar sobre el GS-441524 porque prescribir un tratamiento experimental puede poner en peligro sus licencias profesionales y sus negocios.



A pesar de esta falta de transparencia, muchos dueños de gatos valientes y decididos nos han encontrado (curapif.com) a través de Instagram y Google, y decidieron darles a sus queridos gatos una oportunidad de pelear en la vida. En los últimos años, gracias a sus esfuerzos, hemos ayudado a salvar a miles de gatos de todo el mundo. A su vez, numerosos dueños de gatos han compartido sus historias con nosotros públicamente a través de publicaciones en redes sociales y en privado a través de mensajes personales. En este artículo, compartiremos con usted algunas de las lecciones más impresionantes de sus historias.


Comienza con miedo y termina con una conexión más profunda.

Cuando la mayoría de los propietarios reciben el diagnóstico de una infección por PIF, su primera reacción es miedo y luego dolor. No nos damos cuenta de cuán dependientes y conectados emocionalmente estamos con nuestros amigos peludos hasta que nos enfrentamos con la posibilidad de perderlos. (La peritonitis infecciosa felina puede desarrollarse a cualquier edad, pero los gatos entre 6 meses y 2 años son particularmente susceptibles a esta infección posbilemente mortal).


Para aquellos que se cuestionan el pronunciamiento de su médico de que no hay tratamiento y hacen su propia investigación, rápidamente aprenden de múltiples fuentes de Internet que de hecho existe un tratamiento efectivo validado por ensayos clínicos y casos del mundo real. Y ese tratamiento (GS-441524) se puede comprar a través de Internet de varios revendedores de la China, Europa, EE. UU. y muchos otros países. A partir de ahí, el miedo y el dolor se transforman en esperanza. Muchos propietarios se convierten rápidamente en expertos en temas de PIF al cavar cada vez más en Internet para obtener información y conectarse con otros dueños de gatos que están pasando por el proceso de tratamiento o lo han completado.




Muchos propietarios dejan de lado sus dudas y dan un salto de fe al comprar el tratamiento [con suerte de casas farmaceúticas confiables, como la nuestra]. Si lo han hecho temprano y lo suficientemente rápido, rápidamente comienzan a ver mejoras en sus gatos. Debido a que el GS es un tratamiento diario, los dueños prestan más atención a sus gatos que nunca. Cada paso que toman y cada situación que ocurre, la comparten con el equipo para siempre buscar el bienestar de su amigo peludo.


Al final del tratamiento, muchos propietarios se convierten en expertos en PIF, en la salud del hígado y los riñones y en particularidades dietéticas felinas. A medida que sus gatos recuperan salud y fuerza, se vuelven juguetones y afectuosos nuevamente, estos dueños aprecian y se vuelven muy conscientes de la compañía y el tiempo que compartieron juntos. Por lo tanto, la relación se vuelve más profunda. Es un hermoso viaje que es representativo de todas las relaciones significativas que compartimos en la vida.


Empoderamiento y Responsabilidad

En un mundo inundado de información errónea y opiniones contrarias, la verdad a menudo solo se puede obtener asumiendo riesgos y haciendo la propia investigación. Esto no es para menospreciar a los veterinarios que han estudiado y trabajado diligentemente en su profesión. Más bien, es un testimonio de cuán imposible es saber todo con precisión y permanecer siempre actualizado sobre los últimos avances médicos.


Para los dueños de gatos que no aceptan el pronóstico de que la PIF es intratable como una ley inmutable y en su lugar hacen su propia investigación, son recompensados ​​con lo inimaginable porque logran encontrar la opción de poder tratar una enfermedad que ni sus médicos y que ni ellos mismos sabían que era tratable. Cuando los médicos antes, solo recomendaban antibióticos, esteroides, transfusiones de sangre, interferón y eventualmente la eutanasia.


Muchos dueños de gatos nos informan que después del tratamiento de la PIF, se sienten más capacitados para atenderlos, ya que en Internet encuentran una forma maravillosa de compartir conocimientos y así adquieren una mente más abierta para probar tratamientos como este. Al igual que los médicos veterinarios, que dedican su tiempo, conocimientos, amor y dedicación al capacitarse constantemente para continuar salvando vidas, los tutores bien informados ayudan mucho a los médicos veterinarios para así unir fuerzas y llevar a cabo el mejor tratamiento posible.



Un reflejo de muchas otras situaciones en la vida

Se dice que de las relaciones en general, aprendemos más sobre nosotros mismos que sobre los demás. La travesía que se toma para tratar la PIF requiere que una persona supere muchos obstáculos. Para superarlos, los tutores deben estar extremadamente comprometidos con la misión de salvar a su gato. Tiene que ser lo suficientemente valiente como para cuestionarse todo y comprometerse a encontrar respuestas sin importar dónde se encuentren. Debe asumir riesgos y aventurarse por el camino no transitado. Diariamente, durante 84 días, tiene que invertir de su tiempo y bolsillo, para garantizar que se le brinde el tratamiento correcto con GS-441524 al gato para que tenga la mejor oportunidad de recuperarse por completo.




¿No suena esto a algún esfuerzo significativo que elegimos emprender en la vida? Cuando partimos del día 1 para alcanzar nuestras metas personales, no sabemos exactamente el "cuándo", el "dónde" y el "cómo", o si lograremos las metas al final del viaje. En el camino hacemos sacrificios, experimentamos triunfos y derrotas. Así es la vida. Luchamos y damos todo de nosotros.


Hasta ahora, hemos recorrido un viaje fantástico junto a otros dueños de gatos de todo el mundo. Hemos aprendido enormemente sobre cómo tratar la PIF utilizando GS-441524 en cada gato porque cada caso es único. Hemos aprendido lo mismo sobre el corazón humano y los viajes inciertos que emprendemos valientemente para hacer realidad nuestros sueños.


Para leer algunas de sus historias y conectarse con otros propietarios que han luchado con PIF en gatos, síganos en nuestras redes.


Comparta esto con alguien que debería leerlo.


Publicado por: Curapif.com



92 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page